"Cuando aspiro, atraigo"

¿Cómo se práctica el Mindfulness?

¿Cómo se práctica el Mindfulness?

¿Cómo iniciarte en la práctica del Mindfulness?

Cómo practicar la atención plena, sencilla y fácilmente, tenemos una guía completa. Le mostrará todo lo que necesita saber sobre los beneficios de la atención plena, cómo practicar la atención plena y cómo hacer que la atención plena sea parte de su estilo de vida.

¿Alguna vez te has sentido estresado, ansioso o abrumado por la vida?

Vivimos en un mundo ocupado. Con los correos electrónicos y los mensajes de texto volando por todas partes mientras camina entre los juguetes de sus hijos y trata de alimentar al perro mientras la comida en la mesa se está enfriando, probablemente se sienta estresado todos los días.

Quizás alguna situación incomoda a nivel de trabajo o profesional le este molestando más de lo normal, o algún malestar en la relación de pareja, o tantas situaciones que nos preocupen, causándonos altos niveles de estrés o ansiedad.

Afortunadamente, existe un hábito simple que podemos utilizar para calmarnos naturalmente y apreciar un poco más la vida.

Se llama Mindfulnes o Atención Plena.

La atención plena es la práctica de enfocar a propósito toda su atención en el momento actual y aceptarlo sin juzgarlo. Este es un buen lugar para comenzar si está buscando el elemento clave de la felicidad.

Practicada correctamente, el Mindfulness le permitirá disminuir el estrés y la ansiedad, eliminar casi al máximo la cantidad de tiempo que pasa sintiéndose abrumado y ayudarlo a apreciar cada pequeño momento a medida que sucede. En el mundo actual, el Mindfulness puede ser el truco que necesitas para aprender a sobrellevar el día a día.

Si has llegado hasta aquí es por que realmente te interesa practicar la Atención Plena, antes de explicarte sobre los primeros pasos para realizar tus prácticas de Mindfulness te recuerdo algunos de los beneficios (que son muchos):

¿Por qué prácticar Mindfulness?

– El Mindfulness reduce el pensamiento excesivo.

Uno de los síntomas más representativos de la ansiedad es el pensamiento excesivo. Después de que comiences a preocuparte por algo, tu cerebro lo sujetará con fuerza y ​​hará que sea difícil dejarlo ir. Es fácil entrar en un bucle de pensamiento en el que continúas reproduciendo todos y cada uno de los malos resultados imaginables. Todos sabemos que esto no es útil porque preocuparse por algo no evita que suceda.

– La atención plena alivia un poco el estrés.

Gracias a que las personas se enfrentan a una creciente presión en estos días debido a la naturaleza compleja de nuestra sociedad, a menudo están plagadas de mucho estrés. Esto contribuye a una amplia variedad de otros problemas de salud. El Mindfulness puede reducir el estrés al actuar como una medida preventiva y ayudar a las personas a superar los momentos difíciles.

– La atención plena mejora la memoria, la concentración y el rendimiento.

Poner atención y concentrarse en nuestras tareas diarias puede ser una de las habilidades cognitivas más importantes que tienen las personas. El Mindfulness es uno de los muy pocos métodos que funciona como un antídoto para el pensamiento vagante y sobre los efectos negativos que la pérdida de concentración puede tener sobre usted. Se han realizado estudios a niños en edad escolar que han demostrado que existe una conexión entre la atención plena y la atención tanto dentro como fuera del aula. Estudios adicionales han demostrado que meditar en forma regular hace que la corteza cerebral del cerebro (que es responsable de la memoria, la concentración y el aprendizaje) se espese.

– La atención plena ayuda con la reactividad emocional.

El no ser reaccionario ante las situaciones complejas o no es una de las razones primordiales por la cual las personas les interesa meditar o en este caso aprender la atención plena o Mindfulness. Ser menos reactivo emocionalmente es generalmente una de las razones. Ser consciente o “Zen” equivale a rodar con los golpes en la vida y no reaccionar a las cosas que podrían surgir en tu camino.

– La atención plena promueve la flexibilidad cognitiva

Estudios sugieren que la práctica del Mindfulness no solo ayudará a las personas a ser menos reactivas, sino que también les dará a las personas más flexibilidad cognitiva. Las personas que practican la atención plena parecen también ser capaces de practicar la autoobservación, que automáticamente desactiva las vías creadas en el cerebro del aprendizaje previo, y permite que la información que está sucediendo en el momento presente se entienda de una manera nueva.

El Mindfulness también activa la parte del cerebro que está asociada con las respuestas adaptativas al estrés, lo que corresponde a una recuperación más rápida a una línea de base de pensamiento después de ser impactado negativamente.

A continuación te dejamos algunos pasos para iniciarte en el Mindfulness:

* Dedica tiempo y espacio para tu práctica de atención plena.

Elija un espacio tranquilo, calmado y relajante para realizar sus practicas de Mindfulness. También elija un momento durante el cual es poco probable que sea interrumpido. Cree un espacio en su casa (o cualquier otro) que sea tranquilo y que le permita simplemente relajarse mientras practica la atención plena. No uses este espacio para nada más que para meditar. De esta manera, cuando se siente, su cuerpo será notificado de que es hora de calmarse y practicar la atención plena.

* Haz un esfuerzo consciente para enfocarte en el momento presente, sin juzgar.

Recuerda que el Mindfulness o Atención Plena consiste en estar atento de manera intencional a lo que hacemos, sin juzgar, apegarse, o rechazar en alguna forma lo que esta sucediendo es ese momento. Si analizamos bien el único momento en el que realmente puedes vivir es el presente, no en el pasado ni en el futuro, por tanto, no pienses en el futuro o en el pasado, y acéptate plenamente en el momento. Siempre vuelve a centrarte en tu respiración y escucha los sonidos que te rodean.

* Permítase no hacer nada y simplemente ser usted mismo.

No siempre debemos estar de un lado a otro resolviendo cosas o satisfaciendo necesidades, el mundo sigue girando con o sin nuestras acciones. Nuestro cuerpo y mente necesitan descansar para recargarse y de esa manera ser productivo cuando se necesite trabajar.
Debemos permitirnos períodos de descanso y tomarlos como una parte necesaria para vivir una buena vida a largo plazo.

* Presta atención a tus pensamientos, acciones, motivaciones y palabras.

Cuando estás pensando, diciendo o haciendo algo, analiza ¿cuál es la razón detrás de esto? ¿Le estás contando a alguien una historia para beneficiarle de alguna manera, o solo te está beneficiando a ti o a tu ego? Piense en las motivaciones detrás de todo lo que hace antes de hacerlo para ver si es realmente necesario. 

* Fíjate en tus juicios y déjalos pasar.

Es normal tener juicios, es una características de las personas, sin embargo, es importante reconocerlos y permitirles pasar como nada más que pensamientos fugaces. Los juicios no son permanentes, y nuestra mente siempre puede cambiar, así que no te metas demasiado en tus juicios .

* Regreso al momento presente.

Muchas veces nos sentimos anciosos por lo que pueda pasar (el futuro) o arrepentido por nuestras acciones en el pasado, cuando eso suceda vuelve a centrar tu atención en el momento presente. Detente y comprende que no hay nada que puedas hacer para cambiar algo que ya haya sucedido o algo que pueda venir en el futuro. Siempre regresa al aquí y ahora para vivir en paz contigo mismo y tu entorno.