"Cuando aspiro, atraigo"

¿Que hace el Mindfulness en nuestro cerebro?

¿que hace el mindfulness en nuestro cerebro?

Si te estas preguntando que logra la práctica del Mindfulness o Atención Plena en nuestro cerebro, aquí te lo diremos.

La práctica del Mindfulness tiene muchos beneficios, donde indudablemente participa de forma activa nuestro cerebro.

Trata de hacer lo siguiente: Mira tu mano derecha y con la palma girada hacia el techo empieza a mover uno por uno los dedos, tratando de tocar la palma de la mano con la yema de cada dedo (uno a la vez). Al hacerlo siente como cada dedo se estira desde las falanges, siente como los músculos y huesos de la muñeca también se estiran, de hecho se siente tensión en esa zona, puedes llegar a sentir que mientras haces estos movimientos se te adormece la mano, también puedes sentir un leve cosquilleo.

Al realizar este ejercicio físico con tu mano también has hecho un ejercicio mental, te has concentrado en el aquí y ahora, te has concentrado en lo que sientes mientras lo realizabas, aunque no te parezca has practicado Mindfulness, has puesto en práctica la Atención Plena

¿Que logra el Mindfulness en el cerebro?

El Mindfulness tiene efectos extraordinarios en el cerebro de quien lo practica con regularidad, recordemos que la practica de la atención plena o Mindfulness es estar consientes del momento presente y notar los sentimientos y pensamientos a medida que van y vienen.

Las técnicas de imágenes cerebrales revelan que la practica del Mindfulness puede cambiar profundamente la forma en que las diferentes regiones del cerebro se comunican entre si, y por lo tanto cambian la manera de como pensamos.

El Mindfulness se ha aceptado y de hecho se aplica para tratar trastornos ocasionados por el estrés, ansiedad o depresión.

Imágenes de resonancia magnética muestran que después de un curso de ocho semanas de práctica de atención plena, el centro de “lucha o huida” del cerebro, la amígdala, parece reducirse. Esta región primaria del cerebro, asociada con el miedo y la emoción, está involucrada en el inicio de la respuesta del cuerpo al estrés.

A medida que la amígdala se encoge, la corteza prefrontal, asociada con funciones cerebrales de orden superior, como la conciencia, la concentración y la toma de decisiones, se vuelve más gruesa.

La “conectividad funcional” entre estas regiones, es decir, con qué frecuencia se activan juntas, también cambia. La conexión entre la amígdala y el resto del cerebro se debilita, mientras que las conexiones entre las áreas asociadas con la atención y la concentración se fortalecen.

Adrienne Taren, investigadora que estudia la atención plena en la Universidad de Pittsburgh, dice: “La escala de estos cambios se correlaciona con la cantidad de horas de práctica de Mindfulness que una persona ha realizado”

“La imagen que tenemos es que la práctica de la atención plena aumenta la capacidad de reclutar regiones del córtex pre-frontal de orden superior para regular a la baja la actividad cerebral de orden inferior”.

En otras palabras, nuestras respuestas más primitivas al estrés parecen ser superadas por otras más reflexivas.

“Definitivamente no estoy diciendo que la atención plena pueda curar el HIV o prevenir enfermedades del corazón. Pero sí vemos una reducción en los biomarcadores del estrés y la inflamación. Marcadores como las proteínas C reactivas, la interleucina 6 y el cortisol, todos ellos asociados con la enfermedad “.

La práctica del Mindfulness causa:

1. CRECIMIENTO en la corteza prefrontal.

La corteza prefrontal es responsable de los procesos de pensamiento de nivel superior. Por ejemplo, necesitamos que se active si queremos prestar una atención continua a una tarea, si necesitamos tomar decisiones complejas y / o cambiar nuestro comportamiento. También es importante para regular nuestras emociones. 

Una forma en que la corteza prefrontal realiza estas importantes tareas es mejorar las activaciones dirigidas a los objetivos en el cerebro e inhibir las activaciones menos importantes (las cosas que intentan distraerlo). Por lo tanto, un mayor volumen en esta área significa que deberíamos ser mejores en enfocar y mantener nuestra atención de manera selectiva.

2. Contracción en la amígdala.

La amígdala es la parte del cerebro considerada como el epicentro de la respuesta de lucha o huida . La activación de esta área está vinculada a los síntomas físicos y emocionales que sentimos en nuestros cuerpos durante el estrés, el miedo, la frustración, etc. 

La reducción en el volumen de esta área del cerebro significa que no puede ser tan activo como lo era en su tamaño más grande. Esta puede ser una de las razones principales por las que la practica de la atención plena o mindfulness consciente disminuye la ansiedad, el miedo y el estrés. La reducción en el tamaño se observó después de solo 8 semanas de un curso de reducción de estrés basado en la atención plena (se completó un promedio de 27 minutos de práctica de atención plena por día). ¡Esto significa que no tiene que hacer este ejercicio por mucho tiempo antes de que se vean esos efectos!

. Crecimiento en la unión temporoparietal (TPJ) y la corteza cingulada posterior (PCC)

El TPJ es el área asociada con la empatía, la compasión y la toma de perspectiva. El PCC es el área del cerebro asociada con la mente errante y la relevancia propia. Combinado, el crecimiento en estas dos áreas significa que podemos concentrarnos mejor en nosotros mismos y en los demás. Significa que podemos ofrecer mejor empatía y compasión a ambos.

4.  Crecimiento en Pons.

El pons es un área asociada con la producción de algunos de sus neurotransmisores reguladores. Se ha observado crecimiento en esta área después de la práctica de la atención plena en sujetos a lo largo de la vida.

Se sugiere un mayor crecimiento de esta área para mejorar nuestra capacidad de permanecer centrados (a través de la regulación de los procesos cerebrales y la creación de algunos de los químicos que el cerebro necesita para funcionar correctamente), mejorar nuestro estado de ánimo (a través de la producción de hormonas que se sienten bien, como la serotonina) Y nuestro sueño (a través de la producción de la hormona del sueño melatonina).

5. Crecimiento en el hipocampo.

El hipocampo es la parte del cerebro que está asociada con el aprendizaje, la memoria y la regulación emocional. Al igual que en los hallazgos anteriores, el aumento de grosor en esta área sugeriría un aumento de las habilidades en cada una de estas tres áreas.

6. ¡ Preservación de la materia cortical a medida que envejeces!

El envejecimiento hace que el cerebro se contraiga. Esto es sólo un hecho. Sin embargo, los estudios de neuroimagen que observan los cerebros de meditadores, no meditadores y meditadores “expertos” han demostrado que las personas que meditan retienen niveles más altos de materia cortical en edades más avanzadas.

De hecho,  un estudio  encontró que la cantidad de materia cortical encontrada en un área del lóbulo frontal de meditadores de 40 a 50 años era similar a la observada en meditadores y no meditadores de 20 a 30 años. 

Esto sugiere que la meditación disminuye el adelgazamiento cortical relacionado con la edad.